El mantenimiento de los grupos electrógenos y generadores debe ser periódico y a conciencia. No se deben eludir determinados detalles que podrían indicar posibles fallos o anomalías que motiven problemas en el sistema.

Ante las averías, siempre inesperadas, el usuario se encuentra indefenso porque no tiene los medios para resolverlas. Muchas de ellas son de fácil solución pero sin una atención adecuada se pueden provocar fallos cuyas consecuencias pueden ser graves.

Para evitar estas eventualidades y minimizar los efectos derivados de una falta de suministro de los grupos electrógenos y generadores, en P&Q le ofrecemos un servicio técnico de mantenimiento especializado: el mantenimiento preventivo/correctivo.

La contratación de este tipo de servicio conlleva:

  • Minimizar los riesgos de fallo o avería del equipo.
  • Minimizar los costes de reparación de avería; una intervención preventiva evita daños o averías mayores.
  • Minimizar los tiempos por falta de servicio del equipo.
  • Tener información precisa y actualizada del estado de las instalaciones y equipos.

En P&Q, adaptándonos a sus necesidades, tenemos la capacidad para ofrecerle el mantenimiento preventivo y correctivo de manera puntual, periódica o continua.

Las operaciones de mantenimiento preventivo consisten en:

  • Verificar y sustituir los elementos fungibles recomendados por el fabricante, adecuados al estado en que se encuentren.
  • Verificar los elementos del conjunto motor-alternador.
  • Verificar los elementos del equipo de control.
  • Verificar el correcto funcionamiento del conjunto, incluyendo el funcionamiento equipo de conmutación red-grupo.
  • Verificar el sistema de trasiego de combustible y el estado y mantenimiento del depósito y del combustible. (evitar agua y evitar descomposición por hongo).
  • Verificar todos los elementos auxiliares al grupo y la instalación para el correcto funcionamiento del equipo.
  • Recomendar las actuaciones para mejora o corrección de elementos averiados o susceptibles de estarlo.

Con la contratación de este servicio P&Q le realizará, además y sin coste añadido:

  • Identificación y registro de los equipos y sus componentes.
    • Facilidad de reposición de materiales.
    • Minimizar tiempos de respuesta en solución de averías.
  • Evaluación e informe de estado de las instalaciones.
    • Adecuación de la instalación del grupo.
    • Recomendaciones de corrección.
  • Registro de operaciones efectuadas en los grupos y de correcciones a realizar.
    • Archivo de consulta rápido e histórico.
    • Seguimiento de las recomendaciones de reparación.

Con el mantenimiento correctivo, nuestro equipo técnico le proporcionará un estudio de las instalaciones, propuesta de reforma y modificación o ampliación de servicios. Le elaboraremos un informe de los equipos y su funcionamiento, le indicaremos cómo mejorar u optimizar sus recursos y le recomendaremos las reparaciones necesarias.

Nuestros técnicos especializados se desplazarán para identificación de averías, emisión de informes y elaboración de presupuestos detallados, así como para la resolución de averías mecánicas, eléctricas, de maniobra de control o de maniobra de conmutación red-grupos.

LIMPIEZA Y TRATAMIENTO DE DEPÓSITOS DE COMBUSTIBLE EN DESCOMPOSICIÓN O MAL ESTADO DEBIDO A ACCIÓN DE HONGO

Almacenamiento del combustible y aparición del problema

Los depósitos de combustible pueden verse afectados por la aparición de hongos, procedentes del combustible en descomposición, cuando el tiempo de almacenamiento del mismo es elevado, entre 3 y 4 años, y la rotación es escasa. Este problema aparece en los depósitos de grupos electrógenos por el poco o casi inexistente consumo y la poca rotación de los carburantes en los depósitos diarios o nodrizas. Cuanto más tiempo y peores condiciones de almacenamiento, mayor probabilidad existe de que el combustible, especialmente los gasóleos, se descompongan.

Agentes productores de la descomposición del combustible

Los principales enemigos son los cambios de temperatura y la humedad porque provocan que el vapor de agua se condense y se acumule en el depósito. Este agua facilita la proliferación de ciertos hongos y bacterias anaeróbicas que se instalan en el depósito y fagocitan los hidrocarburos; el resultado es un deterioro y descomposición del combustible.

Efecto del Hongo

El principal efecto de la descomposición del combustible, además del característico olor a disolvente, es la aparición de las parafinas del gasóleo y la generación de una "baba".

Esta parafina o "baba" provocará daños realmente graves si entra en el sistema de inyección del motor. Primero porque la combustión no se produce de manera correcta y el motor puede dejar de funcionar; segundo porque corrompen obstruyen y averían, tanto la bomba inyectora, como los inyectores de los cilindros. La avería será mas grave si el sistema del motor es inyector-bomba.

Los costes de reparación del sistema de inyección son muy elevados, ya que en la mayoría de los casos hay que sustituir por completo tanto los inyectores como la bomba.

Tratamiento y desinfección

Cuando encontramos contaminado un depósito de combustible hay que proceder a la completa desinfección del mismo. Especial cuidado hay que tener en el caso de que existan depósitos nodrizas, ya que el tratamiento del depósito diario no sería suficiente si es éste el que está infectado, porque el trasiego de combustible desde cualquier depósito infectado volvería a infectar cualquier otro depósito.

Se realiza una analítica microbacteriana del depósito y se envía, según protocolo establecido, a un laboratorio especializado que emitirá unos parámetros fundamentales del combustible y del estado analítico.

Una vez conocidas las bacterias hay que tratarlas y eliminarlas utilizando Fuel Biotrat.

El procedimiento se realizará en los depósitos, así como en los camiones que lo han transportado. Los depósitos se llenaran de gasoleo hasta arriba y se añadirá la dosis correspondiente de Fuel Biotrat (1 litro por cada 1.000 litros de combustible). Durante 48 horas, al menos, los depósitos no deberán tocarse.

Con los vehículos se procederá de forma similar, llenando el depósito con la dosis correspondiente de fuel biotrat, dejando que el motor funcionando para que el producto llegue a todo el sistema de alimentación. Posteriormente, para prevenir que en el depósito quede algún espacio sin tratar que pueda reactivar a las bacterias, lo volveremos a llenar.

A medida que las bacterias mueren se van depositando en el fondo y hay que eliminarlas utilizando Diesel Fuel System BLM, en la proporción de 2 litros por cada 1.000 litros de combustible, como tratamiento curativo, que se debería repetir 2 veces. Es probable que durante este tratamiento haya que cambiar los filtros un par de veces.

Los distintos combustibles contaminados deben ser retirados y llevados a reciclar, para su posterior tratamiento, según la actual normativa en materia de medio ambiente.

Solucionado el problema de las bacterias hay que tratar el combustible para que el problema no vuelva a aparecer. Se deberá alternar el uso de Diesel Fuel BLM (al 1 por 1000 litros), durante dos meses y Dry BLM (1 por 1000 litros), durante un mes y así sucesivamente.

El tratamiento de combustible evitará averías y el ahorro del mismo podrá llegar hasta el 2%. Este ahorro se obtiene evitando el sobre consumo que genera un combustible contaminado.

P&Q Grupos

©2018 - aviso legal

Polígono Industrial M-50 SUR
Calle Tesla E3 nave 30

28914 Leganés - Madrid | Tel. 91 341 68 62 | Fax. 91 127 90 42